Cerrar círculos

En la vida nada se queda quieto, nada es estático.

Las vida sigue, las cosas pasan y nada permanece inamovible durante demasiado tiempo. El cerrar círculos es un paso importante para mantener nuestra salud mental. Yo llegué a ese punto, una vez más, hace poco. Cerrar la puerta y decir adiós me ha costado. Las personas que salieron involuntariamente de mi rutina diaria, personas a quienes quiero y admiro; personas de quienes no quiero alejarme, ni sentimental, ni físicamente. Fueron ellos quienes sin saberlo me ayudaron a recordar porque es tan importante cerrar círculos; al despegarme de aquella rutina en la que me sumergí, me di cuenta que nuestra relación superó los limites de los compañeros de trabajo y se convirtió en amistad.

Las amistades trascienden las separaciones físicas, y se afianzan con el paso del tiempo. Con ello inscrito en mi corazón, puedo dar un paso adelante sintiéndome más ligera.

Muchas gracias a Loli, Germán, Rul y Javier. Por formar parte de mi vida durante más de un año. Por “forjarme en la adversidad” y por ser tan pacientes con una servidora (no soy poseedora de un carácter nada dócil o servil) . Ahora hay que seguir adelante. ¡Así es la vida!

Imagen

Y para musicalizar el momento:

Mathew Broderick in the 2005 musical comedy “The Producers”, co-starring Nathan Lane and Uma Thurman